Arte medioambiental,una tendencia sostenible

Durante la cumbre del clima celebrada en París en el año 2015, el conocido artista danés Olafur Eliasson colocó en pleno centro de la ciudad de la luz unas rocas de hielo traídas de Groenlandia que se fueron derritiendo poco a poco para poner de relieve el calentamiento global.

Sin duda, esta es una prueba bastante concluyente de que el arte puede avivar conciencias y que puede ser un arma para concienciar sobre el medio ambiente.

No obstante, no hace falta irse hasta Dinamarca para encontrar artistas que se enfoquen en lo medioambiental, como es el caso de la galería la galería Upcycling de la artista Claudia Stilianopoulos; situada en el barrio de

Prosperidad de Madrid, reune a artistas que quieran contribuir a la protección del medio ambiente mediante un arte realizado en base a la reutilización de materiales.

La otra cara de la moneda: las tarifas energéticas

El arte medioambiental, es decir, aquel que propugna un medio más sostenible, se sustenta en la utilización de materiales reciclados, como hemos podido ver, y también por la concienciación sobre el medio ambiente. Pero todo ello es solo la punta del iceberg, ese iceberg que colocó hace unos años Eliasson en el centro de París. Además de los materiales también se debe utilizar una energía más sostenible, sobre todo en el caso de la electricidad. Consumir menos no solo es más sostenible para el medio ambiente sino que además es más barato. No obstante, de poco sirve esto si las tarifas contratadas no son las adecuadas.

En la actualidad, una de las tarifas más adecuadas para tu vivienda, local o empresa (sea o no de arte) si te interesa ahorrar en las facturas es la tarifa nocturna de Repsol (ex Viesgo). Y es que es posiblemente sea la mejor tarifa de discriminación horaria, o al menos una de las mejores, ya que los precios son adecuados. El horario de esta tarifa nocturna depende de si es invierno o verano: de 11 de la noche a 1 del mediodía en verano y de 10 de la noche a las doce del mediodía  serían las horas promocionadas en esta modalidad, al igual que ocurre en el resto de compañías.

Sin embargo, la tarifa antes mencionada, aunque sea barata, no garantiza la sostenibilidad del medio ambiente. Todo lo contrario que las tarifas 100% verdes que en la actualidad se comercializan en el mercado español. Esta modalidad de tarifa garantiza al cliente que la cantidad de energía consumida se ha comprado a un proveedor eléctrico que sea sostenible.

Otra opción mucho más interesante es la instalación de placas solares en la vivienda o estudio de arte. En cualquier caso, muchas veces es imposible conseguir el autoconsumo, por lo que deberás contratar una tarifa eléctrica igualmente. Pero, ¿qué tarifa elegir para aprovechar al máximo la energía solar? Una de las opciones más conocidas es el Plan Solar. Para contratarla, debes ponerte en contacto con Iberdrola: Puedes ponerte en contacto a través del correo electrónico de Iberdrola, en una de sus oficinas repartidas por toda España o poniéndote en contacto a través del teléfono gratuito de Iberdrola

El arte ambiental que ha llegado en el 2020

El ahorro energético y las tarifas adecuadas es algo que nos afecta a todos, tanto a los artistas como al resto de los mortales. Pero son los primeros uno de los muchos colectivos que están poniendo la voz de alarma sobre el cambio climático. Queremos que conozcas a algunos de ellos y por eso te proponemos una pequeña lista con algunos ejemplos de artistas actuales:

Claudia Stilianopoulos, de la que hemos hablado previamente. Utiliza materiales reciclados para sus esculturas, tal y como podemos comprobar en este artículo

Andrea Polli, cuya obra Cloud Card es un coche que emite vapor de agua cada vez que alguien pasa a su lado, recordando las malas emisiones que produce un turismo cuando se usa.

La artista islandesa Rúrí creó una instalación en la que se podía escuchar el sonido de las cascadas de su país natal, unas cascadas que están siendo amenazadas por los productores de electricidad que las quieren aprovechar para su beneficio.

Estos son solo algunos pero por supuesto hay muchos más. Y es que el arte medioambiental no ha hecho más que empezar, solo es el inicio de lo que parece que va a ser una temática cada vez más importante en el mundo del arte.